know your showers

ELEGÍ LA DUCHA QUE MÁS TE VA

LA DUCHA-DESPERTADOR VIGORIZANTE

Esta es, de lejos, la ducha más común que podés tomar y también puede ser la más estresante. Cada segundo cuenta. En vez de ser una ducha de apuro y puesta en marcha, debería ser una ducha relajante y de buenos días para empezar bien la jornada. Se optimiza al máximo el tiempo y se busca hacer bien el trabajo para poder salir de casa sintiéndote bien.

DUCHA RELAJANTE DESPUÉS DEL TRABAJO

Después de un día agotador y haber estado sudando todo el día, pensá en esa ducha que vas a darte como recompensa por haber tenido un día duro. Es el momento perfecto para relajarte, desconectar y disfrutar de lo que viene. Cuando estás muy cansado, una ducha es clave para reactivar los sentidos.

EL CALENTAMIENTO PRE-FIESTA

Tuviste un día agotador y ahora estás preparado para la diversión real. ¡Despertá la parte animal que hay en vos! Es difícil disfrutar si uno se siente sudoroso y agotado, así que asegurate de estar preparado antes de empezar la noche. Date una ducha y te vas a sentir como nuevo para enfrentarte al resto de la noche.

LA DUCHA POR NECESIDAD

¡A veces las duchas son obligatorias! Ya sea después de una dura sesión de gimnasio o entrenamiento. Hay ciertos momentos en los que una ducha es "justo y necesario". Esta es la ducha de primeros auxilios para combatir el sudor y la suciedad, te aporta una dósis extra de energía y te ayuda a volver al "mundo" oliendo bien.

UNA DUCHA DE VAPOR PARA DOS

La química es la correcta, los dos están en el estado de ánimo óptimo…es el momento de conseguir algo más que besos en la ducha. Dejá que la diversión y la travesura comiencen. Higienizarte no está en tu mente, pero el gel de ducha puede ser lo necesario para intensificar aún más las cosas… La manera perfecta de crear un montón de espuma y dar rienda suelta a la fantasía.