Shower Time

CONVERTÍ TU DUCHA EN UN MOMENTO 10

PONETE A USAR ESPONJA

¿Para qué sirve una esponja? - pregunta típicamente masculina. Seguro que habrás visto en el baño de tu mujer o de alguna amiga una esponja de crin (de esparto) y habrás pensado… esto no es para mí. Pues te equivocás, probala, vas a ver cómo además de abrir tus poros, si la usás masajeando tu cuerpo te vas a sentir más relajado y salís nuevo de la ducha.

COMPROBÁ LA TEMPERATURA

Duchate con la temperatura de siempre y para acabar abrí la canilla de agua fría. Empeza por las piernas, seguí por los brazos y si te ssentís con fuerza mojate la cabeza. Quedate un minuto debajo del agua fría y vas a ver cómo no sólo activas la circulación, sino que te vas a sentir como nuevo.

ENJABONARSE

Cuando tengas una salida o una ocasión especial, mojate primero con agua caliente, enjabonate con un guante de crin, masajeando bien tu cuerpo y sin pensarlo mucho abrí el agua fría a tope para aclararte. Así no sólo activarás tu circulación, sino que conseguirás una piel más suave.

AFEITARSE EN LA DUCHA

¿Quién dijo que sólo las mujeres pueden hacer dos cosas a la vez? Afeitarte mientras te duchás es una buena manera de ahorrar tiempo. El agua caliente abre tus poros y suaviza el vello con lo que podrás acelerar mejor tu afeitado.

Sí, el espejo es útil, pero después de tanto tiempo afeitándote seguro que conocés perfectamente tu cara. Terminá con agua fría, así cerrarás los poros.

EL CUIDADO DESPUÉS DE LA DUCHA

Una ducha perfecta necesita un ritual de belleza, sí de belleza o de cuidado físico como prefieras llamarlo. Después de secarte con la toalla, aplicate una loción o bálsamo aftershave y probá con una crema facial hidratante y si sos de los que se suman a las nuevas modas hidratá también tu cuerpo. Después los cuidados normales, desodorante, colonia...